VIDEOVIGILANCIA COMO SISTEMA DISUASORIO CONTRA ROBOS EN COMERCIOS

Con la oleada de robos y atracos en los establecimientos, sobre todo en las zonas más comerciales de las grandes ciudades, los propietarios han decidido poner en marcha sistemas disuasorios para que los ladrones se lo piensen dos veces antes de actuar.

Aparte de los vigilantes de seguridad, hasta ahora no existían muchas alternativas para evitar los robos, además de ser caros y no existir una cobertura las veinticuatro horas del día. Gracias a los sistemas de videovigilancia, muchos comercios pueden gozar de una red de seguridad cómoda, funcional y efectiva que les garantiza la protección en cuanto a vigilancia se refiere durante todo el día y toda la noche.

Cualquier precaución es poca a la hora de evitar cualquier robo, destrozo o ataque en el escaparate de un comercio, por eso, con la ayuda de las nuevas tecnologías como Internet, muchos propietarios pueden estar alerta las veinticuatro horas de lo que sucede dentro de sus establecimientos. La videovigilancia online se ha situado como uno de los sistemas de seguridad más demandados en los últimos años, gracias a su bajo coste y su efectividad.

Sin embargo, muchos maleantes han aprendido que las cámaras de vigilancia siempre están alerta, y por eso muchos las ocultan o golpean cuando van a realizar un atraco para evitar ser grabados. Ante esto, muchos comerciantes están comprando cámaras de seguridad falsas o cámaras de simulación, que tienen doble función: en primer lugar, actuar como método disuasorio ante robos y en segundo, actuar como escudo ante los posibles ataques de los ladrones, ya que estos intentarían dañar la falsa cámara, dejando actuar a las que verdaderamente están cumpliendo su función. Esto resulta muy económico, ya que las cámaras falsas no suelen superar los veinte euros y previenen el ataque a las verdaderas cámaras de seguridad, mucho más costosas, actuando como señuelo. Así, la autentica cámara de videovigilancia estará a salvo de cualquier ataque y podrá seguir realizando su función.

Gracias a los circuitos cerrados de televisión para videovigilancia CCTV, la sensación de seguridad en general ha aumentado en las zonas comerciales. Además, su uso se ha visto incrementado en los últimos años porque los dispositivos se han ido adaptando a las normas de protección de datos estipuladas por la ley, con lo cual los dueños de comercios ya no tienen miedo de incurrir en ningún delito de este tipo. Además, y gracias al éxito de las cámaras de seguridad en empresas y establecimientos, ha habido un resurgimiento y revitalización del sector de la seguridad en España. Este tipo de negocio ha visto incrementadas sus ventas en torno al cuarenta por ciento en el último año; en cuanto a los precios, los modelos de cámara de videovigilancia más solicitados en el mercado oscilan entre los mil euros (con un grabador, dos cámaras y un monitor) y los seis mil, si se trata de toda una red de cámaras dispuestas estratégicamente y con conexión a Internet también, a esto se le llama televigilancia a traves de internet. Lo que esta claro, es que con su instalación los incidentes, robos y en general la tasa de criminalidad ha bajado, además de contribuir a una mejora en las relaciones comerciales y vecinales.

También le interesa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.