VIDEOVIGILANCIA A TRAVES DE INTERNET. TELEVIGILANCIA

En los últimos años, la vigilancia controlada remotamente es una de las mas solicitadas en el mundo de la seguridad, ya que es un recurso fácil, efectivo y directo de poder saber lo que esta ocurriendo en nuestra casa o negocio. La videovigilancia o televigilancia se trata de poder tener acceso a las imágenes de un determinado espacio a través de nuestro propio ordenador o monitor de televisión.

Para poder disfrutar de estas aplicaciones no es necesario instalar un hardware o software determinado en el ordenador. Las cámaras y grabaciones se gestionan en un panel de control único que puede integrar diferentes mandos y sensores para una mayor comodidad de movimiento. En el caso en el que las cámaras detectaran algún tipo de anomalía o movimiento sospechoso, el usuario es avisado a través de un email o un mensaje directamente a su móvil.

La mayoría de negocios o establecimientos como gasolineras, colegios, restaurantes, farmacias, oficinas, tiendas, etc., suelen contratar un kit de vigilancia a través de circuito de televisión o Internet, que incluyen cámaras domo, y los alimentadores, cables, conectores y accesorios para su implementación. Las imágenes se pueden ver en directo, e incluso recuperarse si se han grabado de forma remota.

Incluso, si tenemos manejo de los sistemas audiovisuales, podemos nosotros mismos montar un sistema de videovigilancia para poder cubrir cada rincón de la casa, oficina o comercio. Por un precio razonable, podremos tener vigilancia garantizada las veinticuatro horas del día, incluso si buscamos el precio mas barato podemos incluso utilizar nuestro propio ordenador y varias cámaras Web.

Sin embargo, los expertos hablan de tener especial cuidado con la vigilancia a través de Internet por la acción de los hackers o piratas informáticos, ya que muchas cámaras que se controlan vía Web pueden ser manipuladas en la red. Por eso, de cara a la seguridad de los que contratan estos servicios, hay que tener en cuenta una serie de pautas, como la correcta configuración de la cámara, que incluye que su acceso a la visualización o IP nunca debe ser abierto al público. Los passwords no deben ser los que el sistema trae por defecto, sino que el usuario siempre ha de idear unos nuevos que solo el recuerde para que solo haya un acceso del administrador, y los demás usuarios solo puedan visualizar las imágenes; de preferencia, los caracteres han de ser alfanuméricos y se deben cambiar cada cierto tiempo, para mayor seguridad. Si la cámara de seguridad funciona mediante el sistema wi-fi, hay que comprobar que tenga un mínimo de código encriptado en su configuración, para que ningún usuario externo pueda manipular ni robar la conexión. Asimismo, hay que tener en cuenta que no por configurar un puerto de acceso alto se esta libre de miradas ajenas. En los sistemas de videovigilancia, cuantas menos personas sepan los códigos y accesos, mas seguros estaremos de contar con un circuito protegido y eficiente.

También le interesa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.