Trucos para escuchar detrás de las paredes

Muchas veces la necesidad de saber que se habla en otra habitación, la curiosidad por lo que se comenta o la urgencia por saber que se opina, mueve al ser humano a intentar espiar y escuchar detrás de las paredes. Existe algún que otro truco casero fácil de realizar para intentar escuchar lo que está sucediendo.

Trucos caseros para escuchar detrás de las paredes

Aunque hay que tener muy claro que con esta acción se está invadiendo la privacidad de las personas y que si la información que se escucha, luego se divulga, estas personas sabrán que se les ha estado espiando.

Siempre se ha dicho que con un vaso de papel se puede escuchar bastante bien lo que se está hablando al otro lado de la pared. Pero está comprobado que, mejor que el papel, es el cristal ya que funciona como amplificador de la señal. Las ondas del sonido vibran y el vidrio las captura y las transmite mucho mejor que el papel.

Contra más fino sea el cristal mucho mejor. Puede servir o bien un vaso o una copa. La boca debe ser muy ancha. Hay que colocarse primero en la zona de la habitación donde se escuche mejor el ruido de la conversación. Cuánto más cerca se coloque el cristal con más definición se escuchará la conversación.

Hay que colocar el vaso o la copa de cristal por la parte más ancha en la pared. Debe estar bien apoyada la base y se debe apretar bien para evitar deslizamientos. Evidentemente, en la habitación en la que se está no debe existir ningún ruido que pueda interferir en la escucha, para ello, se puede aislar uno totalmente de cualquier ruido ocasional, colocándose en el otro oído un tapón de cera convencional.

El otro oído hay que apoyarlo en la base del vaso o de la copa y escuchar lo que ocurre detrás de la pared. Cuánto más ancha sea la boca del vaso o de la copa, más definida se oirá la conversación.

Escuchar a través de las paredes con productos comerciales

Existe un mini micrófono espía que no lleva cables y que se puede utilizar hasta una distancia de 100 metros. Está formado por dos dispositivos diferentes: un micrófono y un receptor.

El micrófono es muy pequeño y se coloca en cualquier lugar sin levantar sospecha alguna ya que pasa inadvertido. Es muy potente y va con una pila que lo pone en funcionamiento de forma autónoma. El receptor es similar a una radio pequeña que lleva unos auriculares para que se pueda escuchar lo que el micrófono va captando.

Incluso se puede grabar el sonido que recoge el micrófono adaptando una grabadora al receptor mediante un cable desde la salida del audio.

Este kit viene con el micrófono espía, los auriculares y el receptor y puedes adquirirlo en Comprar.ideasregalo.info

También le interesa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.