Cámaras ocultas, el mejor método de espionaje

Existen todo tipo de cámaras ocultas; desde las más pequeñas que podemos encontrar escondidas en objetos tan insólitos cómo puede ser un bolígrafo, gafas de sol o en juguetes o despertadores infantiles, cómo aquellas que podemos colocar en bolsos, mochilas y todo tipo de objetos que disimulen la verdadera función de la cámara.

Para poder utilizar una cámara oculta es necesario ser prudente, cuidadoso y sobretodo no utilizarla para fines ilegales.

Éste tipo de cámaras pueden ser muy útiles para la seguridad en todo tipo de comercios, control del cuidador/a de los niños, control y seguimiento de tu mascota cuando se encuentra sola en casa, etc…

En el caso de las cámaras ocultas es muy importante tener en cuenta la resolución de imagen que ésta nos va a proporcionar y sobretodo el ángulo de visión que va a tener la cámara en la posición en la que vayamos a colocarla.

En el caso de las cámaras espías, es vital que la cámara sea lo más pequeña posible, con el fin de no levantar sospechas y siempre es preferible que sea inalámbrica, pues de este modo tendremos más movilidad y flexibilidad en el momento de colocar la cámara.

A pesar de la comodidad de tener una cámara espía con el fin de tener tu hogar o negocio bajo control, existen cámaras de videovigilancia las cuales su única función es disuadir y desalentar las conductas criminales en comercios y negocios, hasta el punto de colocar cámaras falsas para que los posibles criminales se retraigan de cualquier conducta inapropiada.

También le interesa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.